Tratamiento del Atlas

Tarifas: adultos 150£ y niños mayores de 12 años 120£ (incluidas 2 sesiones)
Precios establecidos para cada sesión, a menos que se especifique lo contrario.

¿En qué consiste la realineación del Atlas?

La mayoría de los pacientes que experimentan una desviación del Atlas desconocen que su mala postura y sus dolores recurrentes tienen fácil solución: la realineación del Atlas.

El Atlas es la primera vértebra cervical (C1) de la columna vertebral. Su nombre proviene del titán griego Atlas, dado que dicha vértebra es la que sostiene el «globo» de la cabeza.

El Atlas junto con el Axis, segunda vértebra cervical (C2), forma una articulación que ejerce de puente entre el cráneo y la columna vertebral.

El Atlas no solo sostiene y mece el cráneo, sino que también permite controlar el balanceo y la rotación. Además, es el encargado de regular el equilibrio y la suspensión del cuerpo.

Un ligero desplazamiento del Atlas podría causar una pérdida del equilibrio, lo que puede producir síntomas tales como:

  • Tortícolis
  • Dolor de espalda
  • Dolores de cabeza
  • Migrañas
  • Escoliosis
  • Lumbago
  • Dolor de las rodillas
  • Dolor de cadera
  • Problemas de meniscos
  • Un cambio físico como la dismetría de piernas.

La realineación del Atlas es una terapia de masaje que se ocupa de los músculos suboccipitales del cuello que rodean y sujetan las articulaciones craneales: la base del cráneo y las vértebras Altas (c1) y Axis (c2).

La terapia devuelve el Atlas desviado a su correcta posición generalmente con dos sesiones en un plazo de 4 a 7 semanas.

C1 - Vértebra Atlas
Músculos suboccipitales
Músculos suboccipitales

El método Atlas Behandeling

El Atlas Behandeling usa vibraciones y tiene como base el concepto suizo del Atlasprofilax. El naturópata Belga Guido Loozen y el físico Jan Devriendt estudiaron el método Atlasprofilax y descubrieron que la duración de su efecto era limitada.

Para ofrecer resultados óptimos a pacientes con serios y duraderos síntomas idearon el método Atlas Behandeling, que es mucho más eficaz y preciso que el método Atlasprofilax tradicional.

Detalles:

  • El tratamiento básico consiste normalmente en dos sesiones durante un plazo de 4 a 7 semanas.
  • Los resultados varían de paciente en paciente, pero es recomendable repetir el tratamiento pasado un cierto periodo de tiempo.
  • Este es un método «sin crujidos».

Las ventajas de utilizar la vibración en vez de fisioterapia manual

Las vibraciones de los dispositivos consiguen relajar hasta las capas de músculo más profundas, inaccesibles para la mano del hombre. Los resultados a la hora de hacer más flexibles la cápsula articular de la base del cráneo (c0) y la primera vértebra Atlas (c1) permiten que las articulaciones vuelvan a las posiciones adecuadas. Esto es idealmente 90° entre la línea horizontal del Axis y la línea vertical del Axis del cóndilo craneal.

Las vibraciones activan los músculos del sistema nervioso autónomo, que restablece la referencia para la tensión del músculo en el sistema nervioso central (SNC). Este restablecimiento en el SNC implica que el cuerpo entero se adapta a esta nueva referencia.

Después de Atlas Behandeling: fase de restauración

Proceso de autocuración

  • Una vez que el Atlas está correctamente colocado, el cuerpo puede volver a un estado más normal, relajado y equilibrado tanto física como emocionalmente.
  • Existe una mejora en el flujo de energía entre chakras.
  • La postura correcta del cuerpo se recupera, lo que aumenta la elasticidad y el control de todo el cuerpo.
  • Se crea la tendencia a permanecer sano gracias a un sentimiento general de bienestar.
  • Dependiendo de la situación original del paciente, existe la posibilidad de que reaparezcan síntomas de dolencias pasadas, lo que puede ocasionar efectos secundarios temporales.
  • Puede darse un profundo saneamiento: un proceso en el que antiguos problemas físicos y psicológicos salen a la luz.

Regeneración

  • Cada persona es un mundo. Después de la corrección del Atlas, la reacción y velocidad de recuperación del cuerpo dependen de la condición física y psicológica de cada persona. Los problemas de salud de algunas personas se solucionan con facilidad, mientras que otras requieren un tiempo de recuperación más largo, ya que antes de que la recuperación empiece tienen que pasar por las reacciones de reparación.
  • Con el tiempo, la situación general del paciente mejorará y su inmunidad se fortalecerá.
  • Mejora notable de la estabilidad emocional y el equilibrio hormonal.
  • Muchos de los pacientes que han disfrutado del tratamiento afirman que tras ello resulta natural adoptar una postura erguida, que lidian mejor con el estrés y que están más centrados en su proyecto de vida. En general, se sienten más alerta, abiertos a los demás y creen que han encontrado el equilibrio en sus vidas.
  • A pesar de esto, la corrección del Atlas no es el milagro que todo lo cura. Pero sí es un buen comienzo. La corrección del Atlas aumenta la capacidad de autocuración y es un primer paso para que el paciente desarrolle y haga uso de su propio potencial lo máximo posible.
  • Otros métodos de curación natural como la osteopatía y la homeopatía son más efectivos tras la corrección del Atlas.

Reacciones después del tratamiento

Algunas veces se han presentado reacciones negativas semanas y meses después del tratamiento. Estas forman parte del proceso de autocuración y son comparables al deterioro temporal que se da tras los tratamientos homeopáticos, osteopáticos y otros, que tiene como objeto aumentar el poder de la autocuración.

Estas son las posibles reacciones negativas temporales:

  • Aumento del cansancio.
  • Dolor de cuello.
  • Dolor en la espalda y las lumbares que se debe a que los músculos se están adaptando.
  • Dolor en tendones y ligamentos.
  • La reparación de forma intermitente de una antigua enfermedad que no había llegado a extinguirse.

Por estos motivos, hay que prestar atención al cuerpo. Darse cuenta de los cambios y tomar las medidas necesarias para fomentar el proceso de autocuración como masajes, estar activo, comer y beber de forma saludable y mantenerse hidratado. Aplicar técnicas beneficiosas para el cuerpo como el drenaje linfático manual con métodos como Vodder, terapia craneosacral, Shiatsu, etc. La terapia de flores de Bach también ayuda a controlar estas reacciones de recuperación.